viernes, 12 de junio de 2015

La carta que arderá

Te escribo esta carta, la carta que te mereces.

Una carta llena de lo que nunca te dije, y quizá debería. O quizá hice bien en no decirte nunca. De algún modo tenía que deshacerme de ello, de todas esas cosas que se quedaron por decir -que no dudo que tú tendrás ciertas cosas que dirigir hacia mí- y, sobretodo, para deshacerme de tu recuerdo.

No sé por qué a veces vienes corriendo a mi mente. Yo no quiero que vuelvas. Te cerré las puertas hace tiempo. Pero sigues volviendo. ¿Por qué? Déjame... Sólo déjame.

Eres ese recuerdo que desearía poder arrancar de raíz. Romperlo. Destrozarlo. Machacarlo. Y quemarlo. Tal como hiciste conmigo. ¿Por qué jugar así con las personas? ¿Por qué destrozarlas? Destrozar sus sueños, sus futuros, sus alegrías.

Me regalaste una felicidad ficticia. Me adornaste de una alegría que hacía tiempo no conocía. Me ayudaste a recomponer mi vida. Una vida que creía perdida, porque me robaron algunos trozos. Me hiciste feliz, no lo niego.

Pero también me arruinaste. Me utilizaste para conseguir aquello que querías. Me dabas lo justo para mantener una ilusión en mi mente. Pero siempre supiste que yo soy buena en lanzar las indirectas, nunca en captarlas. Y seguiste.

Cuando pude abrir los ojos y darme cuenta, me habías destrozado. Volvía a estar con pedacitos de mi distribuidos por el suelo. Volvía a caer en un vacío interminable. Se rompía esa felicidad ficticia.

Y ahora, bueno, ahora mira en qué me convertí. Mira lo que contribuiste a construir. Mira el monstruo interior que llevo dentro y que sale a defenderme cuando vienen con falsas promesas y un cuento de hadas en la mano. Mira el monstruo que se esconde bajo mi piel. ¿Lo ves? ¿Lo reconoces? Él no es como cualquier otro monstruo. No se deja domar, y tiene aún más furia con aquellos que lo crearon. No te acerques, o no sobrevivirás.

No sé por qué a veces vienes corriendo a mi mente. Si yo no quiero que vuelvas. Si ya destrocé tus recuerdos. Si este San Juan arderás como ardieron otras personas antes que tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario