martes, 14 de abril de 2015

La mirada más limpia

Mirar tus ojos es sentir el mundo en mis manos. Es sentirme libre y poderosa. Es sentir que soy una parte de ti. Mirarte a los ojos, esos ojos azul cristalino, es entrar en un mundo donde perderme, porque sé que perdiéndome te voy a encontrar. Tus ojos me muestran un mundo donde los únicos habitantes somos nosotros. Un mundo perfecto. Una utopía. Nuestra utopía de debates, de felicidad, de gritos y de deseo.
Nuestra utopía en la cual me gusta perderme cada sábado a las diez.

Pero más que perderme en tus ojos, me gusta adentrarme en tu mirada. Porque significa darme de bruces con tu pasado. Aunque ese pasado no siempre fue bueno, es aquello que te ha formado y te ha traído hacia mi. Gracias a ese día caluroso de julio cada vez que me adentro en tu mirada, me invade un mar de sensaciones, que arrastra consigo amargura, lágrimas, sonrisas y placer. De vez en cuando llegan a la orilla a juguetear con mis pies todas esas derrotas y victorias, que lejos de sufrir, disfrutaste. Porque la vida te enseñó a base de golpes que hay que abrazar los fracasos y acariciar las pérdidas. Que no se puede disfrutar de lo bueno sin antes disfrutar de lo malo.
Y solo así te conviertes en lo que un día hará que una chica especial se pierda en tus ojos y se adentre en tu mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario